Placeholder image saltar al contenido

Bienvenido Invitado

Por favor acceso o registro

Vincent Van Gogh, el auténtico holandés errante

Cuadro la noche estrellada de Vincent Van Gogh

En marzo de 1853, nacía en una pequeña localidad holandesa uno de los pintores más famosos de la historia. Su nombre está irremediablemente ligado a la oreja que perdió, así como al merecido título de máximo exponente del postimpresionismo.

La vida de Vincent Van Gogh

Hijo de un austero pastor protestante y su esposa, Vincent Van Gogh estuvo a punto de seguir los pasos de su padre y consagrarse a la vida religiosa. Por suerte para el arte, finalmente decidió dedicarse a la pintura, si bien su talento solo fue reconocido de manera póstuma.

A pesar de su temperamento fuerte y su carácter arisco, Van Gogh se sintió atraído por los pintores holandeses del siglo XVII, como Rembrandt, y autores paisajistas franceses como Millet.

Uno de los momentos más trascendentales de su corta vida fue su estancia como misionero en una región minera de Bélgica, en 1879, donde las penurias sufridas, costeadas por su hermano Theo, le hicieron desear un cambio en su vida.

Así, en 1880 se estableció en Bruselas y se inscribió en la Academia de Bellas Artes. De esta época datan algunos dibujos y bocetos que representan campesinos y mineros, escenas de la vida cotidiana, pintados con tonos oscuros y un estilo muy realista.

Después de pasar por Etten, La Haya y Nuenen, Van Gogh llegó a Amberes en 1885, donde descubrió las pinturas de Rubens. Sin embargo, su situación financiera y personal no mejoró, por lo que en 1886 se mudó a París para vivir con su hermano Theo, que seguía haciéndose cargo de sus deudas.

En la capital francesa, Van Gogh descubrió la pintura impresionista fundada por Claude Monet, y se codeó con otros pintores franceses en el bohemio barrio de Montmartre, como Paul Gauguin, Paul Cézanne y Paul Signac. Este último le hizo decantarse definitivamente por el paisaje y el retrato, temáticas muy presentes en la obra de Van Gogh. Como varios pintores de la época, también sintió atracción por las estampas y el arte japonés, el ukiyo-e.

Les Saintes Maries de la Mer del pintor Vincent Van Gogh

De hecho, en 1887, durante su estancia en Arles, en el sur de Francia, el pintor realizó un gran número de autorretratos, de paisajes y de cuadros con las flores como protagonistas, como su famosa obra Los girasoles. De este periodo también es su cuadro El dormitorio del artista en Arles.

Un año después, en 1888, Gauguin se instaló con él en esta pequeña localidad francesa. Sin embargo, debido al fuerte carácter de ambos, la amistad se fue viciando cada vez más.

Se sabe que, en un ataque de ira, Van Gogh atacó a su amigo con una navaja de afeitar. Luego, al sentirse culpable, se cortó la oreja para expiar su intento de agresión. El francés, lejos de aceptar ese supuesto acto de redención de Vincent, lo tachó de loco y de peligroso, y le afirmó que no seguiría conviviendo con él.

Otras versiones de “la oreja de Van Gogh” sostienen que, en realidad, fue Gauguin quien le cortó la oreja al holandés, y que este se autoinculpó para que el pintor francés no tuviera problemas con las autoridades.

Después de que Paul Gauguin se marchara, su hermano Theo visitó a Van Gogh y le convenció para que ingresara en un centro psiquiátrico. El lugar fue el sanatorio mental de Saint-Rémy-de-Provence, cerca de Arles, donde pasó un total de 12 meses.

Entre 1889 y 1890, fruto del alcoholismo, la sífilis, los malos hábitos alimentarios y su disputa con Paul Gauguin, las crisis alucinatorias de Van Gogh fueron empeorando, mientras su depresión no paraba de crecer.

A finales de julio de 1890, se disparó en el pecho con un revólver mientras daba un paseo. Sin embargo, algunos estudiosos de Van Gogh consideran que, en realidad, no se trató de un suicidio, ya que es bastante improbable que un suicida se dispare en el abdomen.

Sea como fuere, convencido de que su herida por arma de fuego no era mortal, regresó a la última pensión en la que vivió, donde murió dos días después, con treinta y siete años, en brazos de quien él había considerado su único amigo de verdad: su hermano pequeño Theo Van Gogh.

Estilo artístico de Vincent Van Gogh

Aunque sus primeras obras fueron pinturas de carácter realista, la técnica de Van Gogh fue evolucionando hasta el postimpresionismo, y llegó a convertirse en su máximo representante.

El estilo del holandés influyó notablemente en autores más tardíos, creadores de las vanguardias en pintura, como el arte abstracto, el fauvismo y el expresionismo alemán. Las principales características del estilo maduro de Vincent Van Gogh son:

  • Empleo de colores vivos y complementarios, con una gran carga emotiva. Uno de los colores predilectos del pintor fue el amarillo, protagonista de Los girasoles.
  • Puntillismo, técnica que consiste en pintar un cuadro mediante muchos puntos diminutos.
  • Pinceladas gruesas, largas e inclinadas.
  • Predilección por el retrato, por los paisajes y por escenas de la vida cotidiana.

Cuadros más famosos de Van Gogh

A pesar de su corta vida y de que su producción artística se concentró en 10 años, Vincent Van Gogh llegó a pintar unos 900 cuadros y más de 1600 dibujos. En vida, solo consiguió vender una de sus obras, pero su inmenso talento fue reconocido después de su muerte.

Entre los cuadros más famosos del holandés, podemos destacar:

La noche estrellada

La noche estrellada, obra maestra de Vincent Van Gogh

Sin duda, una de las obras no solo más conocidas de Van Gogh, sino uno de los cuadros más famosos de la historia del arte Occidental. Dibujó este óleo en 1889, en el sanatorio de Saint-Rémy-de-Provence, algunos meses antes de su suicidio. Representa, en su particular visión y estilo, la escena que el pintor tenía desde la ventana de su habitación.

Los girasoles

Los girasoles de Vincent Van Gogh

Este óleo forma parte de una serie de cuadros realizados por Van Gogh entre 1888 y 1889. En esta serie, el pintor mostró los girasoles en cada etapa de su vida, desde que están en flor hasta que se marchitan. Destaca la gama cromática formada por el amarillo, los tones marrones y naranjas.

Autorretrato con sombrero de paja

Autorretrato con sombrero de paja

Según el propio Van Gogh, se pintaba a sí mismo porque no podía pagar a un modelo. Durante su estancia en París, dibujó un total de 27 autorretratos, siendo este el más conocido.

El dormitorio en Arles

Habitación del artista en Arles, Vincent Van Gogh

Este cuadro, pintado en octubre de 1888, muestra la habitación de Van Gogh en Arles. Sin embargo, existen tres versiones del mismo, que se pueden distinguir por las imágenes de la pared derecha. Se aprecia esa ligera torsión y, una vez más, el protagonismo del color amarillo, sello inconfundible del autor.

¿Te atreverías a pintar un cuadro de Van Gogh?

Al igual que otros grandes pintores, el estilo de Van Gogh difícilmente es imitable. O, al menos, lo es si no se cuentan con las herramientas adecuadas.

En Canvas by Numbers queremos descubrirte la manera de pintar con tus propias manos un cuadro de Van Gogh aunque no tengas ninguna experiencia con los pinceles. Pintar un cuadro tiene dos beneficios: un proceso relajante y un resultado gratificante. Imagina qué te dirán cuando vean que has pintado uno de los cuadros más famosos de la historia.

A diferencia de Van Gogh, no hemos entrado en los dominios de la locura: con el sistema de pintar por números, lo único que tendrás que hacer es aplicar el color indicado en la zona numerada correspondiente del lienzo.

El kit de pintura incluye todo lo necesario: el lienzo con la obra que elijas, un set de pinturas acrílicas inocuas, un juego de pinceles de varios tamaños, las instrucciones para pintar siguiendo los números y una foto a color del cuadro terminado.

La noche estrellada, Los girasoles, Autorretrato con sombrero de paja, El dormitorio de Arles… muchos otros cuadros famosos de Van Gogh te están esperando en nuestra sección dedicada a este holandés errante entre la realidad y la locura. Haz clic aquí, elige tu obra y ¡manos a la obra!

¿Cómo se clasifican los colores en tipos?
Composición IV de Wassily Kandinsky

Tu carrito

Su carrito está vacío

Tu lista de deseos