El impresionismo de Monet y las características de su obra

Nenufares

Ya sabes que en Canvas by Numbers somos unos apasionados de la pintura por números, pero si además se trata de obras de Grandes Maestros, el disfrute es doble, pues ofrecemos la posibilidad de que cualquiera pueda pintar algunos de los cuadros más famosos expuestos en los mejores museos del mundo.

En nuestro catálogo se incluyen muchas obras de pintores famosos, pero en este post nos vamos a centrar en uno de los más grandes de todos los tiempos: Claude Monet.

¿Qué tipo de obras pintaba Monet antes de crear el impresionismo?

 Claude Monet nació en Francia (1.840-1.926) y desde pequeño demostró su habilidad con los pinceles pintando marinas, paisajes o dibujando caricaturas.

Siempre quiso dedicarse a la pintura e incluso pudo eludir el servicio militar pagando una cantidad que su familia estaba dispuesta a sufragar si abandonaba el arte y se dedicaba al negocio familiar, pero el artista prefirió realizar el servicio militar, 7 años en Argelia, antes que abandonar su gran pasión.

 ¿Cuándo surgió el impresionismo en Monet y cuáles fueron sus características?

 A su regreso de Africa, en París, comienza a experimentar con los trazos y los colores. Su fuente de inspiración es la naturaleza y el entorno que le rodea, por lo que prefiere pintar al aire libre y captar el instante según el momento de día.

El impresionismo de Monet se caracteriza por las pinceladas rápidas y espontáneas cuyas marcas sobre el lienzo aportan una textura particular, alejando la obra del realismo y las reglas academicistas imperantes en la época. Las líneas aparecen desdibujadas, algunos motivos apenas se perciben, quiere capturar instantes fugaces a través de los cambios de luz (protagonista indiscutible), y lo consigue con las tonalizades empleadas (azules, grises, amarillos, verdes o violetas para las sombras).

Es una forma diferente de plasmar la realidad, siempre amable, rebosante de sensibilidad y positivismo, que busca expresar libremente las “impresiones” del artista.

Si observamos una pintura impresionista de cerca, podremos apreciar estas características técnicas, pero el motivo nos resultará desdibujado; en cambio, al alejarnos, los motivos representados por una simple pincelada cobran vida y resaltan con todo su esplendor.

El nombre Impresionismo surgió en París en 1.874 y fue el comentario despectivo de un crítico acerca de la obra “Impresión, Sol naciente” que Monet exponía en el Salón de París junto a otros pintores de los denominados "modernos", según la crítica.  

El legado del impresionismo de Monet

Monet fue un pintor prolífico que hizo un sueño realidad: creó su propia naturaleza para pintar al aire libre en su casa de Giverny, cuyo hermoso jardín diseñó y plasmó en el lienzo en innumerables ocasiones desde diferentes perspectivas, en distintos momentos del día y estaciones del año: senderos del jardín, nenúfares, puente japonés, etc. Sus obras más conocidas.

Otros grandes pintores como Renoir, Degas o Pisarro formaron parte del denominado impresionismo.

El movimiento fue evolucionando hacia el postimpresionismo primero, y con posterioridad derivó en el expresionismo, estilo que pone el contrapunto al hedonismo propio de los impresionistas. Artistas consagrados del movimiento expresionista iniciaron su andadura bajo la sombra del arte de Claude Monet.

Obras famosas del impresionismo de Monet

En nuestra actual Colección de Claude Monet, podrás escoger entre 14 de sus  obras más famosas. Aquí tienes algunas:

 

Impresion sol naciente
(*) Impresión, Sol naciente de Claude Monet. Esta obra daría nombre al movimiento artístico y representa el amanecer en el puerto de Le Havre.

 

Mujer con sombrilla Claude Monet

(*) Mujer con Sombrilla de Claude Monet. En esta obra, aparece su esposa Camille entre las flores silvestres de la campiña. Capta un momento del paseo, sin el posado convencional de los retratos de la época.                 

                 

Campo de amapolas
(*) Campo de Amapolas cerca de Argenteuil de Claude Monet. Al artista le gustaba pintar al aire libre y las ampolas de Argenteuil fueron su inspiración en varias de sus pinturas.

                     

El jardin del artista en giverny
 (*) El jardín del artista en Giverny de Claude Monet. Una de las muchas pinturas que realizó del jardín de su casa y una de las más conocidas.

 Pintar por números obras del impresionismo de Monet

Ahora que conoces algo más de Claude Monet, atrévete con alguno de sus cuadros. Dedicar tiempo a uno mismo es una gran idea y practicar la pintura por números tiene muchas ventajas a nivel emocional y físico pero, sobre todo, es un verdadero placer.

Te sugiero que, ya que vas a invertir tiempo e ilusión en pintar un cuadro, escojas la obra de un gran artista, pues no es cualquier cosa "pintar un Monet" uno mismo y poder mostrarlo al mundo con orgullo.

¿Qué dices? ¿Te he convencido? Espero que sí.

¡Hasta pronto!

Regresar al blog

Deja un comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen.