Creatividad y pintura por números

  • 4 tiempo de lectura

En Canvas by Numbers invitamos a nuestros clientes a que nos cuenten su experiencia con la pintura por números, pues los beneficios que aporta como actividad terapéutica y herramienta de desconexión de problemas y rutina diaria, además de divertida, son sobradamente conocidos; sin embargo, la visión diferente que de su práctica tiene cada persona, dependiendo de la motivación o el momento vital que atraviesa, nos interesa mucho. Queremos conocer de primera mano esa interacción particular con los cuadros que elige pintar.

José María nos ha hecho llegar el relato de una experiencia singular al respecto y queremos compartirla en este blog:  

¿Creatividad pintando por números?

Pintar por números: un lienzo con las líneas del contorno de una imagen (copia de un original) que delimitan las zonas a colorear marcadas por números (cada número corresponde a un color que viene prefijado de antemano coincidiendo con los de dicho original) y los cubiletes de pintura numerados para que el resultado coincida con el original.

Con esta explicación, parece una contradicción incluir los conceptos “pintar por números” y “creatividad” en la misma frase. ¿O tal vez no sea tan contradictorio?

La creatividad es el don que genera la idea única, novedosa, personal, y al pintar por números nos limitamos a copiar sin necesidad de unos conocimientos previos de pintura y sin necesidad de que “las musas” nos regalen toneladas de inspiración. Igual que cuando armamos un mueble que nos llega a casa desmontado, que como mucho expresa nuestra habilidad manual, pero nunca la propia creatividad. Porque justo eso es una pintura por números: lienzo, colores, pinceles, instrucciones y una imagen de cómo ha de quedar la pintura terminada.

Sin embargo, mi experiencia es muy diferente y de ahí que considere que pintar por números y creatividad van de la mano más de lo que parece. En mi caso, la respuesta a la pregunta ¿Creatividad pintando por números? es un sí rotundo.

Me encanta el bricolaje, montar y desmontar cosas. El ejemplo del mueble no ha sido elegido al azar. Soy ordenado, disciplinado y sé seguir unas instrucciones al pie de la letra.

El problema es que siendo muy bueno en ese terreno, me falta la dichosa chispa de la creatividad, carezco de la imaginación necesaria para ello. Soy incapaz de diseñar un mueble, de darle un color que no haya visto previamente en una revista o de mezclar varios modelos de tiradores en una misma pieza. No soy capaz de ver “las posibilidades” como dicen los que sí han sido bendecidos con ese don y son amigos de la inspiración.

Entonces ¿Por qué pintar por números es diferente al mueble que se monta siguiendo un guion? ¿Por qué me permito hablar de creatividad en este caso?

Muy sencillo. Cada vez que el pincel guiado por mi mano desborda en milímetros la línea marcada, cada vez que ese mismo pincel en lugar de dibujar el ángulo exacto de la figura lo hace más abierto o más cerrado, o cuando alguno de los colores no coincide al 100% con el original, cada uno de esos pequeños detalles que difieren del “cómo debería quedar” hacen que la obra sea “mía”.

No es una copia exacta.

Esa obra ya no es idéntica a las muchas que otros hayan pintado. Es mía y lleva mi toque particular ya sea toque despistado, a conciencia o toque de torpeza. Porque volviendo al ejemplo del mueble, si al montarlo te permites tales libertades, es muy posible que el resultado sea un fiasco: puerta descolgada, cajón que no cierra bien, mueble descuadrado, etc.

En la pintura por números, salirse del guion es personalizar una obra, hacerla tuya, y para alguien que carece de creatividad como yo, es un chute de autoestima que me anima a seguir pintando, pues no siento que esté copiando, más bien estoy tomando como base de mi proyecto la referencia de un lienzo con trazos ya dibujados.

Por ahora soy prudente, elijo lienzos de figuras abstractas con grandes zonas para pintar que se prestan a mi propósito, (en Canvas by Numbers hay un buen surtido) y me permito licencias como las de cambiar los colores predeterminados, mezclarlos, convertir los rojos en anaranjados, los rosas en azules y salirme de los trazos señalados para que no sea tan perfecto y de esa forma darle "un toque José María".

Días después, una vez terminada, doy alguna que otra pincelada no prevista con anterioridad y al retirarme para mirar de lejos mi obra, me siento tan artista como el mayor de los artistas. Lo sé, es pretencioso por mi parte, pero lo importante no es que el destino de mis pinturas sea una Galería de Arte, lo realmente importante es cómo me siento yo con el trabajo realizado, el orgullo que me invade en ese momento.

Es muy  acertada la afirmación que se hace de la pintura por números como actividad gratificante que “para su desarrollo no necesita de grandes espacios, grandes inversiones ni habilidades artísticas especiales”. Yo soy el ejemplo.

José María G. (Zaragoza)

En Canvas by Numbers disponemos de un amplio catálogo de pinturas por números en la sección Abstracto y Colorido. Si eres un enamorado de los colores, las obras que tenemos en exclusiva de Oscar Bluemner o August Macke son para ti. ¡Echa un vistazo, disfruta y cuéntanos tu experiencia!

 

 

 

Explora nuestra tienda